TODO SOBRE LOS CHICLES BOOMER.

4126-20120710143403

¿Recordáis los chicles Boomer? Baste deciros a modo de introducción que en su época (allá por los dorados años noventa), esta mítica leyenda urbana se marcó con sello indeleble en mi memoria. Simplemente sucedía así… Alguien decía: ¡¡ILLO, QUE LOS CHICLES BOOMER LLEVAN COCA!! Y el rumor se extendía en cada clase, colegio y posteriormente por cada barrio. También se escuchaba que algún Bubaloo (otro chicle relleno de líquido) contenía éxtasis líquido. O que nuestro querido fresquito (esa piruleta cuyo lema reza “moja dedo en burbujas”), incluye cosas como bazuco en su composición… Ninguna golosina de moda se libró del conspiranoico dominio del narcotráfico. (Lo que sí me llegué a creer es lo de que algún coetáneo mío llegó a esnifar polvo de fresquito) … Y es que estos rumores hoy en día ya no se estilan.

Proseguimos por el mundo Boomer, tan nuestro que por masticarlos dejábamos corromper la pureza de nuestra dentadura infantil con su corrosivo y artificial azúcar (y demás pseudo-ingredientes shit). Dato curioso: uno de cada diez dentistas españoles los recomendaba y, hoy retirados, rememoran aquella década corazón en mano… Cómo nos manipularon y manipulan los medios, colega. Puta industria. Si hubiera habido un sabor clásico de Boomer ese sería, por supuesto, el de fresa. Pero su éxito residía en que la compañía trapicheó con todo tipo de saborizantes a lo largo de su vida comercial: cola, menta, clorofila, fresa ácida… No se escatimó en cuanto al factor variedad. Nos presentaron opciones y sometieron nuestros jóvenes e ignorantes sentidos a un surtido de sensaciones. Dislocaron nuestros bolsillos y dentaduras, inflaron de azúcar nuestras venas y llenaron los minutos de nuestras no tan vacías infancias. Con todo, antes sí que podía uno gastar en chucherías a tutiplén: Grandiosa y poderosa fue la peseta…

boomers.jpg

Entre tamaña gama de saborizantes curiosos podíamos encontrar el de manzana, melocotón, mandarina, frutas del bosque, melón, coco; y el que sin duda fue mi favorito: el Boomer sabor a natilla (Evidentemente ya no existe). No solo por su amplio abanico de productos y cuantioso azúcar alcanzó el éxito nuestro chicle Boomer (pero casi). El mérito se lo lleva en parte el marketing desarrollado y su conocida mascota. Hablamos de un producto heredero de aquella memorable vertiente influyente de los ochenta en la cual todo aperitivo (snack) o golosina enfocado al sector infantil (y cuya intención fuera comercializarse por lo alto), debía de forma imperativa ofrecer una mascota atlética en condiciones, con tintes heroicos que acompañaran el pretencioso producto. Si tu alimento engorda, al menos que lo represente un bicho mazao y todo irá bien, eso parecía decir la norma. Hoy día no lo veo mal, yo he dejado el azúcar (sigo una alimentación casi paleo) y entreno bastante: ¿Condicionado yo?

boomer.jpg

Su homónimo personaje, Boomer, llamado así por la explosión de sabores que causa, fue una especie de mezcla entre el Capitán América y el hombre elástico de los Cuatro Fantásticos, eternamente embutido en un traje azul de lycra de cabeza a pies. También le cubría parte del cráneo (Creemos que se avergonzaba de su alopecia), y las orejillas, resultando en un curioso efecto de estética. El logo de su pecho podría representar una propia colisión de sus macro-pezones mas para los bien pensantes son solo las dos primeras vocales de la marca. En los anuncios del chicle, cuando la tele era tele, Boomer se presentaba siempre dispuesto a ayudar a niños en apuros, solitarios infantes que eran sorprendidos, fascinados, seducidos y salvados gracias a sus legendarias habilidades elásticas. Y, por supuesto, después de superar el oportuno peligro todos lo celebraban en pleno jolgorio orgiástico mascando chicles a cascoporro, a tuttipleni.

Boomer Sandion, anuncio publicitario que podemos considerar un auténtico legado estético de los noventa pero forzado a cumplir los cánones de un prometedor y arrogante año dos mil en camino (que ha degenerado en crisis), repleto de ocurrentes gags y juegos de palabras de gusto dudoso como el “yo me a-largo”, y la pregunta del millón, una totalmente repleta de coherencia contextual: ¡¿Pero qué es esto?!. Viene muy a cuento dado que están los chavalines en su salsa, deleitándose en su flipe con madre natura y sus hijas, las fresas, cuando sin orden y concierto (Y dejando en pañales a cualquier botánico de turno), se engendra de buenas en dos segundos una gigantesca y rugiente planta carnívora hibridada con sandía. (Plagio rotundo y ridículo a Audrey II, del remake musical “La Pequeña Tienda de los Horrores”, un clásico recomendado). Cómo mínimo el brillante chico estuvo acertado preguntando atónito y con exceso de formalidad: “¿Pero qué es ESTO?”. Plenamente justificado. Menos mal que estos muchachos contaban con la ayuda de la mascota de Boomer, siempre a tiempo si al unísono clamáis: ¡Boomer para cinco!  (¿Por qué para cinco concretamente?). En fin, con guasa, desparpajo, mordacidad e ingenio sobrados, el hombre azul saluda a su oponente: “¿Tienes hambre, tronco?” y derrota, colaborando con sus consumidores al desamparado enemigo frutal; eso sí, fabricando su magnífico producto con sus restos (Para así retrotraer al espectador a la prehistoria, cuando éramos felices cazadores-recolectores). Por lo tanto, todos los actos de Boomer están justificados moralmente, es todo un héroe para la humanidad. Y tras cumplir con su tarea hace gala de su clase y estatus social despidiéndose de una forma muy ocurrente: ¡Hasta luegooo que yo me a-largooooo! Y sí, para siempre Boomer se fue con toda la bonanza de la década.

474a0-boomer-lapiz

siguiente

2 comentarios sobre “TODO SOBRE LOS CHICLES BOOMER.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s