El código Da Juan – 1 (Introducción).

anterior

TheDaVinciCode-TheColdeye

Este relato no es más que una sátira completamente ficticia. A pesar del tono ofensivo empleado por el autor, este no pretende atacar ni faltar el respeto a ningún colectivo religioso o a la cristiandad en su conjunto, es solo un hecho circunstancial que ese libro (éxito de ventas) se pusiera tan de moda. El mismo lenguaje soez sería empleado en una sátira de, por ejemplo, Harry Potter. Que nadie se dé pues por aludido.  

1 – Llegó el ansiado momento: el de mi VICTORIA… ¡¡He acabado el libro!!

El Código Da Vinci: El libro de mi vida.

Es el único que he leído.

Es el mejor libro que se puede leer… ¿verdad?

Yo soy el último y definitivo descendiente de “El Cristo”.

Estoy absolutamente en lo cierto. Esto es mi concluso.

Mi nombre es Juan Langdom. Experto en perrear lo de Dios.

El Misterio… Lo mío. Mi Destino… el Santo Grial.

He aquí el auténtico y verdadero dilema

(…Y mucho de Filosofía, primo…).

insti

Me encuentro en el instituto, me conocen como Juan. Mis intentos por hacer que mi entorno me pronuncie el Da, han fracasado. O sea, niet. Soy español, coño…

Cani_bizco

Estoy en la clase de filosofía, mi favo. Soy un buen chico, eso dicen de mí. Un tío de puta madre. Me representan: la ropa y cuerpo común que uso, peinado común de pinchos engominaos. Todo moreno, y no muy bonito, lo de siempre, soy un tipo de fondo, de relleno… Pero soy delgado, y suave, no de piel… de movimientos.

Sin embargo por mis venas corre la sangre de El Cristo.

Mis guerreros, los güarriors: Tulio, Anabelle y el pequeño e insignificante criatura-esclavo Jensen.

En otros manuscritos míos, siempre presente, “El Sagrado Espíritu Pandeau” completa mi Sagrada Trinidad Divina. Le omito, porque es un vendío.

Esto no pone en duda su Lealtad u Honor. Es una representación de mi Padre: que el Dios Nuestro Viene. Omisión por obviedad, chavales…

No olvidéis quién la parte en clase.

Tulio, el paladín sagrado. El fuerte y aguerrido Tulio.

El pestilente niñato ganador. Mi protector divino…

Rubicundo. De fibra todo su rostro. Un azul límpido y no muy original muestran sus ojos. Son como de mesas de billares sus bolas.

Constitución delgada, divina apariencia original.

Actualmente luce y reluce de musculatura gravemente desarrollada. Su riesgo de quiebre hormonal (testosterona) está en un pico de 80% y ascendiendo sin descanso. Todo en Tulio no es más que un sobre-esfuerzo corporal de consecuencias fatales irreversibles. Como un mamut no se detiene aunque sea destruido íntegramente: Amén.

tulio

Anabelle, “consejera mágica”. No se muy bien qué significa su cargo, su ocupación, en mi escuadrete… No la he visto hacer nada peculiar. Lo que más resalta en ella es su ausencia de virtudes. Tanto físicas como mentales. En realidad ella es la mascota sexual del llamado “cruzado”; aquel que nos mostrará las infecciones de naturaleza sexual que corrompen al bravo figlio purissimo. Ella no sabe nada, claro, huele a acné podrido

anabelle

siguiente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s