El código da Juan – 4.

TheDaVinciCode-TheColdeye

Este relato no es más que una sátira completamente ficticia. A pesar del tono ofensivo empleado por el autor, este no pretende atacar ni faltar el respeto a ningún colectivo religioso o a la cristiandad en su conjunto, es solo un hecho circunstancial que ese libro (éxito de ventas) se pusiera tan de moda. El mismo lenguaje soez sería empleado en una sátira de, por ejemplo, Harry Potter. Que nadie se dé pues por aludido.  

anterior

Capítulo 5

andromeda

Estamos en la clase de artístico. Nuestro profesor se llama “Andrómeda”. Es su apellido. Se trata de un liberal vanguardista reprimido que se desmadra en clase para descargar adrenalina y estrógeno de la forma más ridícula posible: Y aviso de que sus posibilidades son amplias… Dios le concedió un cuasi infinito repertorio de cucamonas, de las cuales se vale para acercarse a las jóvenes to get in touch (así lo dice él). Su vestimenta es monótona, se compone de: unos pantacas mamarrachos, camisa a cuadros de leñador alcohólico o de artista frustrado (como él suele denominar cualquier cosa cutre-fashion), chaqueta de cuero y tremendo peluco warholiano que va tiñendo rainbow style según el mes en el que nos encontremos… También tiene un tic, una compulsión muy peculiar que consiste en andar alzando y balanceando sus brazos con las falanges-índice en erección perpetua.

Andrómeda – ¡Uy, qué pencotis está esto! ¡Es carroñesco tu trabajo!

Anabelle (alienada) – … bolis de la suerte… la petite mort es mi muerte…

Andrómeda – De artista tienes poco, tenía que decírtelo… Todos te consideran un poco como la baddest bitch de la clase… Es lo que se escucha por las bocas estudiantiles, compas tuyos…

Anabelle – … Elphomega y Bibánna, na, ná y Tsómbolai….

Andrómeda– ¿Qué dices tan bajo? Hija, ¡Qué pavo tienes! No saco nada de ti… Eres como la bolsa de basura vacía que los coches atropellan en la autopista: lo más bajo. No vas a hacer nada en la vida… Te lo juro por los monstruos de Lady Gaga y redoblo la apuesta. Tú no llegarás a mi top ten del mes.

Anabelle (asustada) – … ¡Tuliuuu!, ¡Tuliuuuu! (casi ululando ya).

Tulio (en un smashin’ salto) – ¿Qué? ¿Qué dices?… Qué pesada que eres, mongola… Ya mismo me llamas Rubius, picha.

Andrómeda – Esta… que no me dice nada, tonterías solo. La estoy hablando para que entre en razones y haga algo de provecho; que está ahí siempre con el boli en la boca mame que mame y se le quedan los trabajos en blanco… I hate this HORROR VACUI, corazón.

andromeda3

Tulio (susurra) – Anabelle… Vete que hueles peste, anda, por favor, que queremos hablar Andro y yo… Que no se puede con este hedor como a pescao seco que siempre andas tufa-tufando

Anabelle (que se marcha tranquila) – Uy, qué guapi eres… Te di todo mi amor @ dot . com y tú me @roba-roba-robado la razón, mándame un e-mail que te abriré mi buzón… 
Y te hago un riconcitooooo en el archivooooo de mi corazóóóóóÓÓÓÓÓÓÓÓÓÓóóóóón (8).

Andrómeda – Es imposible, pero qué monguer que es la pobreta… ¡Mare meva!

Andamos pintando unos dibus libres, de estos de los que siempre acabamos haciendo manga de temática católico-bélica todos. Yo, para variar, le protesto al profe porque, yo, hago manuscritos ilustrados de ordinario y paso de perder el tiempo en garabatos paganos propios de un vulgo bestializado y analfabeto.

Juan – ¡Mis manuscritos oscurantistas, herméticos y privados son más enriquecedores para la humanidad que estas patrañadas plasmadas en folio baratuno! ¡A la mierda con tus trabajitos! ¿ME OYES? ¡¡¡A LA MI-ER-DA!!! da, da, niet, niet….

Andrómeda – ¡Cagónme en la puta de oros, Juan! ¡Perturbado de los cojones! Que es para que te prepares por si vas a selectividad, collons… Es importante para tu futuro, tu bienestar, puta beata, que de la iglesia no se come, joder, NO SE COME, ¿ME OYES? ¡¡NO-SE-CO-ME!!!… Por cierto, si alguno se acerca al mercadona en el recreo y me trae pan de centeno con taquitos de mango congelado le pongo un diez colosal como Babilonia.

andromeda2

Juan – ¡Al próximo insulto le denuncio ante herr Direktor, monsieur Andrómeda! ¡¡I’M FUCKING FED WITH THIS!! ¡Menos profe y más ágape!, ¡menos profe y más ágape!

… Este profesor maricón tiene el culo como la furgoneta de Scooby Doo… ¡Congélese en los infiernos de Dante! Boinqui-boinqui… Solo propaga pestes entre mis hermanos y luego va de legal… Es un Judas Iscariote de los de antes…

Voy pasando entre mis prójimos y les peloteo a todos… Me revuelco en aprobación y me calmo la irritación anal. Aunque se la tengo que disputar al Jensen… Esa inmundicia peluda carente de nobleza pegada al calzado de quien se encuentre, ¡vaya puto lamebotas!… En mi opinión, Jensen debería llevar unas braguitas góticas: es justo lo que le falta…

Jensen – ¡Hey, you, guys! (Hace su postura metalera).

jensen

Juan – ¡Mala puta! ¡No tienes dignidad alguna!

(Jensen hace una mueca de “pasoatopesohijodeputa”).

choni

Una buena chica a Juan – Ya está, ya está er mono’ mierda este… Juan tienes tóa la cara de un chimpansé molío a paloh, fulana inmunda paría en funesto día… Dile algo más a Jensy… ¡¡Y te destroso con mi coshe!! No tiene vergüensa… tú… ¡Simio cabrón!

Este es el tipo de trato que también recibió Nuestro Bendito Padre (Our beloved Father) cuando se reencarnó en la tierra… ¡Joder, es que no lo entiendo! Estas alimañas caníbales haters siempre defienden a lo más deleteable del mundo mundial.

Pero bueno, en teoría, Jensen pertenece a mi E.E – (Escuadrón Esperanza), no debe de ser triturado aún por las Heaven Troopers.

Juan (solo, pensativo) – ¡Ju, ju, ju, ju, juarg! (sonidos de Diddy Kong).

mono riendo

Jensen – ¡Deja de reírte, sucia fiera! Te ahorcaba lentamente encadenado a una lavadora de coches automática. Mira como urdo mis planes a tu pesar, indefenso insecto amoral. (Se frota las manos y sonríe to entretenío).

Juan (que se quita el zapato y se lo estampa en la frente) – ¡Un puto chorras! ¡Eso es lo que eres!

Sé que estos retratos de mi entorno cercano y cotidiano no son muy vitales para mi Evangelio McGregor Definitivo, pero con todo quiero incluirlos para sembrar el odio en mis fieles. Quiero que la humanidad condene a Jensen fervorosamente y sin tapujos por el resto de los días. Seré un poco homínido o completamente…

(continuará).

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s