Daphne’s nº9

mountains-at-night-209794

Pido el ilimitado orbe celeste
con sus forestas de verdor.
Pido la imposible extensión
del sueño que todos recorremos.

Este cuadro de negror furtivo
encadena, no es la noche, no,
es solo una sombra ineludible.
¡Dame tu luz y calor!
Y sé la llave de este sótano.

Así como permanece
la luna nueva
no puedo quererte mejor…
ni tú a mí…
¡No podremos!

En tanto escalo esta cima
para otear lo que mi vista
alcance…
Entonces
decidir
ese rumbo contigo:
Rumbo que siento.

Mañana ¡y siempre será mañana!
Como una máscara de oxígeno
es el presente…
El reloj artilugio secuestra y
envenena.
Pero eres, tú, mi ocaso eterno.
Efímero, y eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s