Nostalgia: LA LEYENDA DE SLEEPY HOLLOW (DISNEY, 1949) – INTRODUCCIÓN.

Jinete sin cabeza

A modo de terapia analizaré y procesaré el material con el que se forjaron los pilares de mi infancia (y si acaso tuvisteis también la vuestra). No hay que perder la buena animación de vista para que los niños del futuro no ignoren las raíces artísticas que degeneraron en la facilona animación digital desprovista de pulso humano y esencia literaria de hoy (hablando en general). Mi primera labor será el desentrañar el núcleo de este corto animado de 1949: Un clásico de Disney realizado tras la Segunda Guerra Mundial (después vendría la Cenicienta y se perdería gran parte del contenido artístico en la carrera de la Walt Disney Company).

Continuar leyendo “Nostalgia: LA LEYENDA DE SLEEPY HOLLOW (DISNEY, 1949) – INTRODUCCIÓN.”

Remake de PET SEMATARY (Cementerio de mascotas).

anterior

petsematary

Animado por la idea del próximo remake de esta película (2020), me dispuse a ver la adaptación de Mary Lambert de 1989, alentado por lo que en wikipedia está escrito: que el mismo Stephen King se había horrorizado ante esta adaptación de su novela (1983). La crítica afirma que es una de las historias más horribles del rey del terror, y con todos estos reclamos es imposible que no te despierte algo de curiosidad… Bien, veamos… Continuar leyendo “Remake de PET SEMATARY (Cementerio de mascotas).”

Nostalgia: Jurassic Park

anterior

jurassic_park_sunset_full_hd_by_dskorn-d3l98ti1

¿Película de acción a secas?

Muchacho, muchacho… (o posiblemente muchacha), estás pecando de reduccionista, de estrechez de miras… Esto no consiste solo en estar pendiente de a ver qué se come a quién, amiga… Es mucho más: es un pedazo de obra maestra (Masterpiece que dirían las voces foráneas) de la ciencia ficción, son 127 minutos de duración, una experiencia audiovisual puntera que generó y genera todo un sinfín de emociones, es la increíble adaptación de un best-seller (Michael Crichton), la puta magia de Steven Spielberg. Ya en su día era como si te sirvieran la resurrección de las especies extintas más asombrosas en bandeja (y sigue manteniendo ese punto de obra comercial, de súper producción que delimita un antes y un después). Si no te has dado cuenta antes de esto es porque la ves desde un prisma fragmentado cargado de recelo, con una sensibilidad descohesionada del espíritu de tu tiempo, con la falta de apreciación de los insensibles, incapaces de maravillarse con la fantasía que proporcionan los filmes como este. Solo recordar que porque la clasificaran como PG-13 (Intensas Escenas de Terror) la película no descuida el romance ni el suspense (John Arnold), el género épico (Robert Muldoon), o la tragicomedia (Dennis Nedry). Tampoco un toque infantil para los más pequeños del hogar. La banda sonora a cargo de J. Williams es magistral: 16 temas que marcaron de cabo a rabo, nunca mejor dicho, a toda una generación: la mía. Y por no hablar de los efectos especiales sin parangón. Por eso Jurassic Park es una joya estadounidense, chicos: el dinosaurio hollywoodiense parpadeó el día de su estreno y arrasó.

Continuar leyendo “Nostalgia: Jurassic Park”