Biografía de B. Shafty – 1

brianshafty

Bryan Shafty, ese vaivén lejano-

“Y después del show: A dirty clap

-Este escrito está dedicado a un tal Duck Leonard que ha fallecido o bien está por nacer-

¿Agradecimientos? Mejor expresado: desagradecedimientos a aquel cuyo nombre no he escrito aquí (inserte su nombre).

Escrito por: Old nigro Zamboreador.

ATENCIÓN: Este texto contiene infinitos anglicismos y párrafos líricos en la que fue lengua de Shakespeare y hoy de Donald Trump. Si el lector no profesa amor por el universo yankee mejor que cierre el artículo aquí mismo porque esto es solamente el eco distorsionado de una década dorada de la música, el capitalismo y la influencia del imperio estadounidense. También es la herencia de un pueblo esclavo y sometido, que es el africano, de su slang o jerga (ebonix), y de todo el sufrimiento que este arte musical ha bebido (country, blues, rythm and blues y gospel) para florecer y brindarnos luz a posteriori.  También es un himno a un tiempo en el que los coches molaban y aún no habían degenerado a mera cochambre mecánica. No queremos comunistas leyendo este texto, tampoco yonkis de la marihuana. 

Continuar leyendo “Biografía de B. Shafty – 1”

Nostalgia: Jurassic Park

anterior

jurassic_park_sunset_full_hd_by_dskorn-d3l98ti1

¿Película de acción a secas?

Muchacho, muchacho… (o posiblemente muchacha), estás pecando de reduccionista, de estrechez de miras… Esto no consiste solo en estar pendiente de a ver qué se come a quién, amiga… Es mucho más: es un pedazo de obra maestra (Masterpiece que dirían las voces foráneas) de la ciencia ficción, son 127 minutos de duración, una experiencia audiovisual puntera que generó y genera todo un sinfín de emociones, es la increíble adaptación de un best-seller (Michael Crichton), la puta magia de Steven Spielberg. Ya en su día era como si te sirvieran la resurrección de las especies extintas más asombrosas en bandeja (y sigue manteniendo ese punto de obra comercial, de súper producción que delimita un antes y un después). Si no te has dado cuenta antes de esto es porque la ves desde un prisma fragmentado cargado de recelo, con una sensibilidad descohesionada del espíritu de tu tiempo, con la falta de apreciación de los insensibles, incapaces de maravillarse con la fantasía que proporcionan los filmes como este. Solo recordar que porque la clasificaran como PG-13 (Intensas Escenas de Terror) la película no descuida el romance ni el suspense (John Arnold), el género épico (Robert Muldoon), o la tragicomedia (Dennis Nedry). Tampoco un toque infantil para los más pequeños del hogar. La banda sonora a cargo de J. Williams es magistral: 16 temas que marcaron de cabo a rabo, nunca mejor dicho, a toda una generación: la mía. Y por no hablar de los efectos especiales sin parangón. Por eso Jurassic Park es una joya estadounidense, chicos: el dinosaurio hollywoodiense parpadeó el día de su estreno y arrasó.

Continuar leyendo “Nostalgia: Jurassic Park”

Nostalgia: Chicles Boomer.

4126-20120710143403

¡Muy buenas, queridos lectores! ¿Recordáis los chicles Boomer?, ¿no? Baste deciros a modo de introducción que en su época (allá por los dorados años noventa), esta mítica leyenda urbana se marcó con sello indeleble en mi memoria. Simplemente sucedía así… Alguien decía: ¡¡ILLO, QUE LOS CHICLES BOOMER LLEVAN COCA!! Y el rumor se extendía en cada clase, colegio y posteriormente por cada barrio. También se escuchaba que algún Bubaloo (otro chicle relleno de líquido) contenía éxtasis líquido. O que nuestro querido fresquito (esa piruleta cuyo lema reza “moja dedo en burbujas”), incluye cosas como bazuco en su composición… Ninguna golosina de moda se libró del conspiranoico dominio del narcotráfico. (Lo que sí me llegué a creer es lo de que algún coetáneo mío llegó a esnifar polvo de fresquito) … Y es que estos rumores hoy en día ya no se estilan.

Continuar leyendo “Nostalgia: Chicles Boomer.”